Una mesa y una deco especial

Cuando la conocí a Lore no sólo me copó ella, sino la onda que le quería poner a su casa y lo jugado de la propuesta que logramos en conjunto.

Quería una mesa de estilo, pero aggiornada, y que no fuera antigua sino nueva pero vintage. ¿Un tanto complicado? Para nada.

Luego de varias reuniones y documentación mediante llegamos al boceto de lo que iba a ser la mesa extensible.

Las consignas eran varias: Mesa extensible, con acabado antiguo, patas torneadas y talla en la parte superior de las mismas.

El acabado requería de varias capas de diferentes pinturas para lograr el resultado deseado, y para la talla hubo que mandar a realizar el molde después de elegir el modelo.

Pero el terminado creo que quedó hermoso:

10464041_10202574566101083_8753982587948973677_n

10478682_10202574565541069_9011630485448745761_n

10483226_10202574567421116_5645484182674744830_n

10489746_10202574564661047_367046334615767365_n-1

También en conjunto diseñamos y mandamos a hacer el vajillero, lo mismo que las sillas. Pero eso es otra historia que les voy a mostrar en otro post!

Un beso y hasta la próxima!

Los mil y un usos de las latas de fórmula – parte 1

Una de las cosas que se sumaron a mi vida con la llegada de mi hija fueron las latas de la leche de fórmula. Imagino que a muchas mamás que me leen les pasa igual y también se preguntaron más de una vez que hacer con tanto recipiente al pepe… Y tantos lapiceros no se necesitan y tirar las latas da pena… Porque para algo tienen que servir.

Debo confesar que muchas ideas que vi en Pinterest están bárbaras pero carezco de tiempo para realizarlas. Y como madre full time que soy amo el aerosol para hacer las cosas bien bien rápido casi sin que Malena se entere de que no le estoy prestando atención a ella.

Y este post va dedicado a ella misma.

Resulta que tenía unas chapitas de metal que se habían roto de una pandereta y se me ocurrió ponerlas adentro de una lata de leche para que hicieran ruido al girar.

Seguir leyendo

Recalculando

No hay un título mejor para este post.

Después de varios meses de vacaciones cibernéticas acá estoy. Tengo unas ganas bárbaras de volver, pero no puede ser como antes. Porque antes yo era otra persona, y lo que me funcionaba entonces ya no va para mi.

Antes.

Antes no era mamá.

Antes vivía en Capital (fue así durante 33 años de vida). Ahora vivo en Ingeniero Maschwitz.

Antes no necesitaba aprender a manejar.

Antes tenía todo cerquita y al alcance de la mano.

Antes mi prioridad eran mis múltiples emprendimientos y proyectos.

Como verán han habido muchos cambios en mi vida y necesité frenar para mirar un poco lo que estaba pasando y re pensar como quería que fuera mi vida para mi.

Una de las cosas por las que decidí mudarme a donde vivo hoy es que quiero un estilo de vida mas tranqui y rodeada de verde. Y entonces de golpe me encontré (a riego de ser muy honesta) con que la vida cibernética me estaba llevando por el carril rápido. Pendiente todo el día del telefonito para ver cuanta gente había visto mis publicaciones, a full con instagram haciendo a veces literalmente malabares para sacar las mejores fotos, contestando mensajes de facebook a toda hora, etc.

Con la purga de internet también había algo que me hacía cosquillas, las ganas de conectar con las cosas que me gustan y de poder compartirlo.

Así que vuelvo con ganas de ser más real y abrazando el cambio que se genero en mi.

Bienvenidos al nuevo blog!

Alta Vista

Barrio Alta Vista en Ingeniero Maschwitz

 

Mueblecito Craft

Buscando pequeños tesoros para sumar a la tienda online encontré un mueble-objeto que me enamoró a primera vista.

Originalmente se trata de un mueble tipo costurero, de los que se usaban antes para guardar los insumos de costura y poner junto a la máquina de coser.

Pero la verdad es que yo le ví múltiples usos y desde un principio fue bautizado como “mueblecito craft”.

También me imaginé en que colores lo iba a hacer. Rosa el primero, eso sin duda. Los que vienen serán mint y luego amarillo.

Les presento a Mueblecito Craft. Me robó el corazón.

IMG_20160316_182959292

Es liviano porque es de mimbre, lo que permite que (si son medio nómade como yo) vayan moviéndolo de lugar junto con ustedes cuando lo precisan. Porque a mi particularmente no me gusta trabajar siempre en el mismo lugar. A veces me inspira la cocina, con la luz de la mañana que entra desde la ventana; otras veces la galería, donde tengo una vista amplia del parque y otras veces trabajo directamente sobre una gran lona en el pasto.

IMG_20160316_1827408531

Y si bien parece chiquito entran en realidad muchísimas cosas. Yo lo dejé medio minimalista para la foto jeje.

IMG_20160316_182845337

Y que podemos guardar? De todo!

Si son multi-craftygirl como yo van a tener un poco de cada cosa. Así que irán eligiendo.

Pinturas, acrílicos, óleos, pintura para tela, marcadores, acuarelas, fibras, lápices de colores, pinceles, telas, lanas, agujas para tejer, todos los insumos de costura, whashitapes, papeles para scrapbook, gomas, esencias, etc.

IMG_20160316_182818615_HDR

Pero no se termina ahí. Porque en realidad el mueblecito craft también se puede convertir fácilmente en un mueblecito de guardado de “chucherías”, o de maquillaje, o de bijouterié.

También se puede poner en un hall de entrada como un mueblecito de bienvenida o en un rincón que se quiera destacar.

Si les interesa saber el precio les dejo el link directo en la tienda online.

Espero les guste tanto como a mi, un beso y hasta la próxima!!!

¡Viva el color! Muebles pintados

Ayyy! Cómo amo y me re gustan los mueblecitos que tienen un no se qué especial. Esos pequeños detalles que hacen que un espacio se vuelva mágico gracias a un toque de color.

Los muebles pintados son para mi una perdición. Grandes, chiquitos, de cualquier forma y tamaño.

Y como estoy en proceso de pintar un mueblecito especial en color rosa el tema me viene al pelo como inspiración. Y espero que a ustedes también los inspire a crear!

e40389f09df68ce1ba1f05ba80cb39f4

Cliqueá en la foto para ver fuente

Seguir leyendo