Sueño de pre primavera en Bariloche

¡Hola a todos! Como les había contado ya en el post anterior, vinimos a pasar unos días a Bariloche antes de la llegada de Malena a nuestras vidas. Y desde aquí les escribo para hacerles reporte de los maravillosos paisajes que estoy viendo y de las exquisiteces que estoy degustando!

IMG_20150917_191251339_HDR

Cómo se imaginarán, con la panzota que cargo, no estoy ni para hacer jornada de esquí ni deportes de aventura. Así que agarramos el auto y nos fuimos a recorrer Bariloche y sus alrededores.

En esta primer semana, aparte de los ya clásicos circuito chico, Llao Llao, etc; nos fuimos a ver como estaba el viejo y querido Bolsón. Fue muy grata mi sorpresa al ver lo cuidado que está todo. Los árboles frutales decoran con sus flores las calles y queda todo inundado de rosa y blanco con el telón de fondo de la montaña nevada.

IMG_20150914_154754088

IMG_20150915_151701164

IMG_20150915_151838621

Luego de hacer una parada rápida para comer nos fuimos a otra ciudad: Epuyén. Donde me enamoré perdidamente de su quietud y de su lago.

IMG_20150915_162421848_HDR

IMG_20150915_164238665_HDR

Volvimos todo derechito por una ruta de piedritas completamente inhóspita… Lo cual estuvo excelente porque en el camino nos cruzamos con liebres, un zorrito y hasta un águila!

Esa noche comimos en una cervecería artesanal antes de la subida hacia el cerro Catedral. Súper recomendable Dagda y sus enormes y exquisitas hamburguesas. La increíble cantidad de cervezas artesanales de la carta quedarán para visitas posteriores sin embarazo mediante, pero el susodicho dice que son cervezas de calidad superior!

El otro recorrido que hicimos que me encantó fue el que agarramos para el lado de la salida de la ciudad, ruta 237 para el lado del río Limay. Es increíble como cambian los paisajes en tan poca cantidad de kilómetros. De golpe se veía de un lado toda la cordillera de los andes con sus picos nevados, y del lado que íbamos, cerros más bajos con vegetación de pinos verdes y arbolitos con tonalidades anaranjadas. El curso del río nos acompañaba con su color turquesa.

IMG_20150917_161208383

IMG_20150917_165151475

De ahí nos fuimos para Villa Traful. Otro paraje recóndito y soñado al que inexorablemente deberé volver algún día.

El primer punto en el mirador fue sin duda un excelente augurio de lo que tenía por delante.

IMG_20150917_180812115_HDR

Después de unos kilómetros más llegamos al pujante pueblo de Villa Traful, me quedé sorprendida con la cantidad de viviendas que se están construyendo. Un corredor de baldosas acompaña todo el paseo lindante al lago. El bosque, de árboles añosos nos escolta con su belleza durante el trayecto.

IMG_20150917_191215580_HDR

IMG_20150917_191244732

Ese largo día lo coronamos en otra, sí, otra, cervecería artesanal. Reducto de la gente barilochense, inmersa en uno de sus bellos barrios y no tan a la vista de los turistas. El susodicho ya había ido anteriormente y su paladar catador del buen comer y el buen beber me guío hasta ahí. En La Cruz pedimos unas tapas (súper abundantes) que incluían rabas, pinchos de pollo y hongos, nachos con guacamole, bastones de muzzarella, etc. Difícil de terminar y difícil darse por vencido.

Otras cosas que amé hasta ahora de estas vacaciones fueron el chocolate caliente de Rapa Nui (hoy voy por su torta galesa, que lejos es la más rica que probé en mi vida),  la trucha en su punto exacto que comí en el restaurante La Playa, que está sobre Avenida Bustillo y tiene una vista del Nahuel Huapi increíble.  La bahía de San Pedro, con una arquitectura de cabañas de ensueño con vista al lago, y, como siempre todo el circuito chico de la ciudad, que es el área protegida y tiene bosques inmensos y los tonos de los verdes se mezclan con el tono azul verdoso de lago.

La pálida: subimos al cerro Otto para ver la vista desde arriba y tomar el te en su confitería giratoria. Los $230 de la subida en teleférico me pareció excesiva. Si vienen de viaje a esta hermosa ciudad es mil veces preferible la subida al cerro Campanario.

Hoy nos toca subir al Catedral, el susodicho se va a sacar las ganas de hacer unas bajadas de esquí mientras yo tomo más rico chocolate caliente y sigo admirando en casi estado meditativo el increíble paisaje a mi alrededor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s